INTRO


Partimos en avión desde El Calafate donde hemos vivido experiencias maravillosas como los Glaciares de Perito Moreno y Upsala . Sobrevolamos con mucha emoción el área de la Tierra de Fuego para aterrizar en Ushuaia 'bahía profunda', en el Fin del Mundo y principio de todo.
La ciudad de Ushuaia tiene construcciones modernas, con algún oasis de interés como el Museo Marítimo y la antigua Prisión del Fin del Mundo. Por lo demás es una ciudad pequeña y moderna tiene cierto estilo nórdico tanto arquitectónico como en el ambiente que se respira. No parece que estemos en Argentina ni en ningún lugar de Latinoamérica.
En el Parque Nacional de Tierra de Fuego, visitamos Bahía Lapataia y también hicimos una travesía en catamarán por el canal de Beagle buscando sus principales atractivos, los pingüinos magallánicos y el Faro del Fin del Mundo, llamado así después de la novela de Julio Verne del mismo nombre.


INTRO


Seguimos nuestro road trip hacia El Chaltén, pequeño municipio a las faldas del mítico Fitz Roy o Chaltén. Saliendo de Calafate, gran parte de la ruta bordea el azulado lago Argentino y posteriormente el lago Viedma en un entorno y árido. El viento es muy intenso y resulta muy desagradable salir del coche y hacer alguna foto.
Después de algo más de 3 horas de viaje llegamos a esta pequeña ciudad de clima inclemente e inestable donde el viento sigue siendo fortísimo, en un día frio de enero en el verano austral. Más que una ciudad es un pequeño poblado de poco interés arquitectónico donde solo vienen aquellos que quieren visitar la zona. Hay algún hotel, algún supermercado, algún restaurante y unas tiendas de ropa deportiva. Desde El Chaltén se ven las montañas muy cerca, destacando el Cerro Fitz Roy y el Cerro Torre.
Después de informarnos de posibles rutas de trekking para hacer el día siguiente, salimos a visitar la verde Laguna del Desierto. Son 37 km de camino y google indica actualmente algo más de una hora, la carretera ha debido mejorar ya que nosotros tardamos ¡4horas!
Al día siguiente, nos decidimos por una sencilla ruta de senderismo de 10 km hacia el Lago Torre y las faldas del Cerro Torre y Fitz Roy, con el lago glacial como base. Los miradores que encontramos al término de la caminata ofrecen vistas espectaculares.


INTRO


El Glaciar Upsala es uno de los glaciares argentinos más impresionantes y bien merece mención especial en nuestra serie patagónica y un reportaje enterito.
La visita al glaciar Upsala la hicimos en un día y es imprescindible en una visita a la Patagonia. El glaciar es impresionante y las vistas panorámicas al glaciar desde determinadas zonas es casi irreal. El azul turquesa lechoso del lago Argentino en contraste con blanco del glaciar podría utilizarse para denominar ese color, “azul turquesa Upsala”, inolvidable.


INTRO


Parque Nacional Torres del Paine es uno de los más grandes e importantes de Chile y está reconocido como uno de los parajes más bellos del planeta. No es de extrañar, la simple visión de estas montañas imponentes y de los lagos de color turquesa, de aspecto lechoso, que se han formado por los glaciares y bosques vírgenes son recuerdos que se guardan para siempre. Las montañas que reciben este nombre son míticas para escaladores y senderistas. En abril de 1978, fue declarado Reserva de la Biósfera por la UNESCO, integrando el selecto grupo de las zonas representativas de los distintos ecosistemas del mundo.
Las Torres se ven desde mucho antes de llegar y paramos el coche una y otra vez para hacer fotos ya que conforme avanzamos descubrimos distintas perspectivas. Está lejos de todo, ahora entendemos por qué son tan caros los alojamientos, todo está en el medio de ningún sitio y a veces las carreteras y caminos no son muy buenos.
Una vez allí caminamos por senderos de increíbles vistas. También fuimos al glaciar y lago Grey en una excursión en barco.


INTRO



El glaciar Perito Moreno es el más impresionante de todos los que hemos visto por su grandeza pero ante todo por su belleza y espectacularidad.
Al azulado Perito Moreno nos acercamos con un coche alquilado un 8 de enero y estuvimos 8 horas seguidas contemplándolo, no podíamos apartar los ojos del glaciar. Después de este día salimos al El Chalten y Torres del Paine y cuando volvimos de nuevo a Calafate, el 11 de enero, teníamos un día libre y decidimos volver al glaciar. En esta segunda ocasión fuimos en taxi, con un taxista a quien propusimos la visita y que conducía como un loco. Una vez allí cogimos un barquito y en una excursión de una hora nos llevó muy cerca del glaciar y de los bloques de hielo que pueden llegar a alcanzar 60 metros de altura. Ir al glaciar es algo para hacer al menos dos veces en la vida. Nos faltó hacer un trekking sobre el hielo por lo que habrá que volver una tercera vez.


En nuestra cuenta de Instagram ido publicando numerosas fotos , para aquel que no las haya podido verlas en Instagram, en este reportaje podrá disfrutar de ellas.

Puedes seguirnos en Instagram en la siguiente cuenta: @pasaporte_a_wonderland



INTRO


Dedicamos nuestro reportaje a dos de los más importantes lugares de la Ruta de las mil Kasbahs de Marruecos, Ouarzarzate y Ait Haddou. Un kasbah es una construcción fortificada cuya función era la de defender un lugar determinado y sus contornos. Servía de residencia a un gobernador e incluía un pequeño barrio militar con viviendas y servicios. En caso de asedio, las poblaciones del núcleo urbano donde se asentaban, buscaban refugio dentro de las murallas. Posteriormente fueron refugio de las caravanas comerciales.
Partimos de Marraketch de camino al Atlas hacia el paso de Tizi-n-Tichka que comunica Marrakech con los valles del sur, situados en las puertas del desierto. El puerto está situado a 2.260 m de altitud, junto al pueblo del mismo nombre. Por el camino vemos pequeños pueblos de color terroso formando oasis en las laderas de las montañas mientras las cimas más altas aparecen nevadas en un día soleado de diciembre.
Llegamos a Ourzarzate y entramos en su kasbah que nos invita a viajar al pasado cuando pasamos por sus puertas y nos adentramos en los laberinticos pasillos y patios que nos llevan hasta los más escondidos rincones de esta fortificación.
Más tarde visitamos la ciudad fortificada de Ait Ben Haddou. El conjunto es de un gran tamaño y está muy bien conservada, con sus retoques para poder mantenerse en el tiempo. La ciudad está en la ladera de la montaña, al lado de un rio, salpicado de palmeras y otros árboles capaces de sobrevivir en el clima de la zona. La luz del día va dando distintos matices al color arenoso de las casas, siendo muy anaranjado cuando nos vamos, casi al atardecer, muy fotogénico para las fotos del final del día.


INTRO



Essaouira es una deliciosa ciudad de la costa atlántica de Marruecos que nos invita a respirar la brisa del mar y el aire fresco a tan solo unas horas de Marrakech. Es un pueblo bonito, con un puerto encantador donde coincidimos con la venta directa del pescado de los pescadores en sus pequeños puestos. El paseo de la fortaleza nos lleva hasta la Medina que es interesante y arquitectónicamente atractiva, con un cierto aire decadente. La plaza de Moulay Hassan, arbolada y con cafeterías y teterías es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
A lo largo de toda la ciudad hay muchos restaurantes que preparan pescados a la brasa, muchos de ellos con la posibilidad de elegir el pescado que es fresquísimo, pesarlo y posteriormente prepararlo y ofrecerlo a los clientes en sus locales, muchos de ellos con opción a terraza. La temperatura es ideal y estamos a finales de diciembre. Después de comer nos perdemos en las calles comerciales, llenas de puestos de artesanos, con muchísimas opciones de piezas bonitas y de buena calidad a buen precio.
Es uno de los sitios de moda para iniciarse o practicar surf y al mismo tiempo uno de esos sitios que te llevan a otras épocas y en ciertos rincones a recuerdos de la niñez de esas ciudades portuarias visitadas entonces.


INTRO



La ciudad roja de Marruecos nos invita a visitar sus palacios, jardines, mezquitas y madrasas a las que llegamos a través de sus callejuelas medievales una vez atravesada la puerta de entrada a la Medina. Comenzando por la mezquita Koutoubia, adentrándonos en la Kasbah y siguiendo por la mezquita Moulay El Yazid llegamos a las impresionantes tumbas saadies. Seguimos hacia el Palacio Bahía y a la madrasa Ben Yousef y finalizamos en el palacio El Badi donde intentamos imaginar cómo fue en su época de mayor esplendor.
El Marruecos monumental y palaciego parecía haber estado esperándonos para sorprendernos en esta ciudad tan cercana en distancia y tan lejana en cultura.

Printfriendly