Sultanahmet, el corazón de Estambul





Este reportaje incluye los imprescindibles de Estambul, lo que no te puedes perder en esta ciudad. La impresionante y majestuosa Mezquita Azul y la maravillosa y rosada Santa Sofia, ambos dibujando la silueta tan conocida de Estambul, el Palacio de Topkapi, rebosante de tesoros de la época imperial y el Palacio sumergido de Estambul o Basilica Cisterna que con su luz tenue, frescura y tranquilidad cierran nuestro día lleno de emociones al haber contemplando tantas maravillas en tan poco tiempo.



Para disfrutar más del reportaje puedes escuchar la canción Gülümcan




Mapa con los puntos de interés principales de este reportaje



Puede que tarde unos segundos en cargar, espera un poquito, merece la pena



Comenzamos nuestra nueva ruta por Sultanahmet en el Hipodromo en el siglo V fue el más grande del mundo, actualmente  se le denomina Plaza Sultanahmet. Aqui podremos ver :
 - el Obelisco de Teodosio que tiene más de 3500 años, lo trajeron desde Egipto en el año 390
 - el Obelisco de Constantino que data del siglo X
 - la Columna Serpentina es del año 479, la transportaron desde Grecia para recordar la victoria sobre los griegos
 - la Fuente Alemana fue donada al sultán por el kaiser para agradecerle la hospitalidad durante su visita a Estambul en 1895.

La Fuente Alemana

La majestuosa Mezquita Azul o mezquita del Sultán Ahmed, debe su nombre al color azul vivo y verde de los mosaicos que decoran las cúpulas y la parte superior de la Mezquita. Se construyo  entre los años 1603 y 1617 y es la única de toda Turquía que posee Seis minaretes, en el momento de su construcción, provocó mucha polémica, ya que la Meca también tenía seis. Posteriormente y para apaciguar a los fieles, en la Meca se construyó un séptimo minarete para marcar la diferencia

La cúpula central tiene 23 metros de diámetro y 43 metros de altura

Con arboles floreados

Interior de la mezquita

Hay más de 20.000 azulejos de color azul que adornan la cúpula y la parte superior de la mezquita

El interior de la mezquita es admirable








Entrada lateral a la mezquita Azul

Fiel en plena ablución

Mujer preparándose para la ablución

Al lado de la mezquita azul está Santa Sofia o Ayasofya para los turcos. Es una antigua basílica patriarcal ortodoxa, posteriormente convertida en mezquita y actualmente en museo. Desde la fecha de su dedicación en el año 360 y hasta 1453 sirvió como la catedral ortodoxa bizantina de rito oriental de Constantinopla, excepto en el paréntesis entre 1204 y 1261 en que fue reconvertida en catedral católica de rito latino, durante el patriarcado latino de Constantinopla del Imperio latino, fundado por los cruzados. Tras la Conquista de Constantinopla por el Imperio otomano, el edificio fue transformado en mezquita, manteniendo esta función desde el 29 de mayo de 1453 hasta 1931, fecha en que fue secularizado. Desde 1935 se ha convertido en museo

Entre la mezquita Azul y santa Sofia hay muchos sitios para descansar y conversar

Santa Sofia tiene unas dimensiones descomunales

Esta decorado con hermosos medallones















Mosaico de la Deësis (Suplicio) el mejor de los mosaicos bizantinos de Santa Sofía,en ella aparecen Jesucristo, la Virgen María y Juan el Bautista,  los tres únicos personajes del Nuevo Testamento reconocidos por el Corán., por eso se cree que se mantuvo tras la conquista de Constatinopla por los turcos

Detalle de Jesucristo

Zoom al mosaico



Ojos







Al lado de santa Sofia tenemos el Palacio Topkapi  (Palacio de la Puerta de los Cañones). El palacio se construo tras la conquita de Mehmed II en 1465. En 1856, el Sultán Abdulmecid decidió trasladar su residencia al Palacio Dolmabahçe. Tras el establecimiento de la República turca en 1923, el Palacio Topkapi fue renovado y transformado en museo.





Espectaculo para los guiris





No disfrutamos mucho del palacio, había muchísima gente y las colas eran inmensas para ver las diferentes salas

Sala privada

Torre Galata desde el palacio



Exteriores del palacio


En la misma zona nos encontramos con otras de la joyas de la ciudad, la Cisterna Basílica o Palacio Sumergido. La Cisterna Basílica fue construida en tiempos de Justiniano I (527-565) para abastecer al Palacio Bizantino. Ese utilizaba para la época de sequía o para cuando fueran atacados. El agua llegaba hasta la cisterna a través del acueducto Valente y de Adriano, el agua llegaba desde los bosques de Belgrado a 20 km de la cisterna

Lo que mas me sorprendió de todo Estambul, fue las dimensiones de la cisterna, me esperaba un charco pequeño, pero son 140x70 metros .  La Basílica Cisterna tiene 336 columnas de 9 metros de altura. Los estilos de las columnas son muy variados, ya que fueron reutilizadas de antiguas estructuras y monumentos







Una cabeza de Medusa como base de un pilar

Continuamos la visita con el Museo de Mosaicos del Palacio alberga mosaicos del periodo bizantino, descubiertos en la zona











No todo va a ser magnifico en la zona


 
 Pequeña Santa Sofia o la  Iglesia de San Sergio y San Baco es una mezquita de Estambul que tiene su origen en una iglesia ortodoxa


Interior de la mezquita



Hace un calor terrorífico y los niños se refrescan en la fuente

Atardecer












Printfriendly