The Great Ocean Road y Los Doce Apóstoles





En esta ruta espectacular en nuestro camino hacia Los Doce Apóstoles nos encontramos playas surferas muy conocidas y grandiosos acantilados, bosques pluviales, animales en su hábitat natural como canguros y koalas y finalmente un espectacular atardecer con las siluetas de los pináculos de los Doce Apóstoles bañados por el mar Antártico bajo el cielo naranja. Todo esto en una ruta donde el camino se disfruta tanto como el destino final ya que los paisajes son sensacionales en todo momento.





Esta etapa transcurre en la región de Victoria a lo largo de la Southern Touring Route. Partimos de Melbourne y la distancia que recorremos hasta Los Doce Apóstoles es de 227 km, nosotros hacemos ese día algo más de 500 kilómetros entre ida y vuelta y pequeños desvíos. Es esencial un coche para poder parar donde queramos y disfrutar del entorno donde nosotros nos encontramos muy pocos turistas al final del dia. La carretera ofrece unas vistas panorámicas espectaculares y numerosas opciones en el camino que bien merecen alargar la etapa al menos una mañana mas y si se puede un par de días o tres alojándose en algún pueblo junto a la playa y adentrándose en la naturaleza y la vida silvestre del Parque Nacional Gran Otway. Si se tiene suficiente tiempo también se puede hacer a pié la ruta Great Ocean Walk o parte de ella ya que cuenta con un recorrido de 91 km desde el que contemplar playas de arena desérticas, bosques espesos y algunos de los acantilados más altos de Australia.

La ruta va en casi todo momento pegada a la costa. Vamos haciendo paradas en las playas surferas de Torquay y de Bells Beach donde se celebra el Bells Beach Pro que es el evento anual más antiguo en la historia del surf profesional desde 1973. "Tocar la campana" -ganar en Bells Beach- es el sueño de todo surfista. Entre estas dos playas se encuentra la reserva Queenscliff Coastal donde nos adentramos y paseamos entre su bosque pluvial, riachuelos y cascadas.

Toda la zona es naturaleza pura y se pueden ver canguros y koalas en libertad. En el cabo Bridgewater hay cientos de osos marinos y luciérnagas en Melba Gully, en el Parque Nacional de Great Otway. También se puede nadar con delfines en Queenscliff. Leemos que se puede navegar al amanecer en canoa junto a ornitorrincos en el lago Elizabeth y se puede ver ballenas en la ciudad de Warrnambool.

Además de los pueblos pesqueros y surfistas hay pocas poblaciones en esta ruta. Son ciudades pequeñas con poca personalidad e interés como Apollo Bay o Lorne. Estas ciudades tranquilas y agradables están formadas por unas cuantas calles paralelas de casitas bajas de madera, cafés, restaurantes y tiendas de ropa entre las que abundan tiendas de ropa surfera y deportiva en las que no pueden faltar las conocidas marcas australianas. Los Doce Apostoles es el destino final de la ruta. Son pilares de piedra caliza que emergen del Océano Antártico en el Parque Nacional de Port Campbell y que hace 20 millones de años estaban unidos a los acantilados de la zona continental. Las olas y el viento los erosionaron y los convirtieron en cavernas, después en arcos y finalmente los azotaron hasta transformarlos en columnas que se elevan hasta los 45 m de altura. El mar sigue erosionando los riscos a un promedio de aproximadamente dos centímetros por año. En la actualidad, solo quedan ocho riscos y algunos se han desmoronado hace pocos años: en 1990 cuando el arco más cercano a la costa se desmoronó y en 2005 otro de 50 m de altura.



Para escuchar la canción Never Tear us apart del grupo INXS , clica en el botón





Comenzamos y terminaremos nuestra ruta en Melbourne y recorreremos la costa por la Ocean Road hasta llegar a los admirados 12 apóstoles.

<


Puede que tarde unos segundos en cargar, espera un poquito, merece la pena


¿Quieres estar estar informado de las ultimas publicaciones en el blog?        Clica en el Me Gusta del Facebook



Comenzamos nuestro recorrido y paramos en la conocidas playas surferas de Torquay y Bells Beach



Numerosos surfistas disfrutan del día hoy demasiado tranquilo para la gran ola. Todos sueñan con "tocar la campana" y ganar el campeonato anual Rip Curl en Bells Beach

El entorno es natural, no hay construcciones que afeen el paisaje, aquí hay mucho respeto por la naturaleza

Vamos parando a lo largo de la costa, el sol calienta este día de clima primaveral y cada minuto es altamente placentero tanto en el coche como cuando bajamos para admirar el océano Indico y la costa que baña.

Este amiguito os quiere saludar





Volvemos a ver canguros en libertad – que emocionante!

Cascada en el bosque

Y nos encontramos algunos koalas en lo alto de los eucaliptos, es la primera vez que vemos koalas en libertad en el viaje





Los acantilados bañados por el océano Indico son realmente espectaculares pero debemos darnos prisa que nos queda mucho camino para llegar a la cumbre de nuestra ruta



El cartel nos indica que peligros nos podemos encontrar en la carretera.



Llegamos a la cúspide del día de hoy: Los Doce Apóstoles y ya ha empezando el atardecer. Los pináculos sobre el mar y los colores del cielo crean un espectáculo para recordar como una de las referencias más bellas de nuestro viaje.





















El día ha sido maravilloso y los Doce Apóstoles nos regalan un final que supera nuestras expectativas







Jugamos con las posibilidades que nos ofrece nuestra cámara para poder alargar un poco más este atardecer al que apenas hemos llegado






Volvemos a Melbourne ya de noche, ha sido un largo viaje que no debe dejar de hacerse si se llega hasta las Antipodas.

Printfriendly