Ultimas Entradas




Salimos de Sofia con la emoción de descubrir que hay más allá de la capital y con la curiosidad de ver cómo será la conducción en carretera que nos han insistido que tiene su riesgo, qué nos encontraremos en el camino, como será el paisaje, los pueblos, la gente y los lugares a los que nos dirigimos. Nos encontramos pocos turismos y de ellos aproximadamente la mitad van en coches antiguos y con una velocidad muy baja suponiendo un peligro para los demás conductores y la otra mitad van en coches de lujo a unas velocidades de vértigo provocando la misma situación de peligro. El paisaje es todo verde, salpicado por amplios campos de colza amarillos brillantes, cambia poco. Vemos algo que constataremos a lo largo de todo el viaje, la densidad de población es muy baja, hay muy pocos pueblos en el camino y ninguna señal de granjas o casas entre ellos. Al atravesarlos no vemos a nadie.

Nuestra primera parada es la cueva de Devetàshka que nos deja impresionados por su tamaño y también por su belleza, la visitamos tranquilos, con pocos turistas cuya mayoría son búlgaros. Posteriormente llegamos al Monasterio de Troyan, el primero de una serie de magníficos monasterios que visitaremos en este viaje. Es Domingo de resurrección y está abarrotado de búlgaros que van a encender velas y posteriormente entrar en el Monasterio a presenciar la misa de este día tan especial para ellos. Apenas turistas de otros países que como nosotros se quedan sin poder entrar al interior ya que las cola es larga y lenta y no parece haber sitio para los que vamos a mirar.




Comenzamos nuestra aventura búlgara en Sofia, una ciudad rodeada de montañas, agradable para pasear y con unos cuantos tesoros que descubrir. Además la visita coincide con Viernes y Sábado Santos del cristianismo ortodoxo que en este año coincide con el nuestro con lo que somos testigos de unas bonitas tradiciones. La Semana Santa ortodoxa suele coincidir con la católica cada 4-5 años, ya que en Bulgaria se basan en el calendario Juliano y nosotros lo hacemos en el Gregoriano.
Sofia es una ciudad elegante con mucho que ofrecer como su esplendida catedral, bonitas iglesias que bien merecen una visita y que conviven pacíficamente con una mezquita y una sinagoga, un gran patrimonio arqueológico en el que destacan los restos de la ciudad romana de Serdica y los antiguos baños donde ahora se puede disfrutar de sus fuentes de agua termal que los búlgaros recogen en grandes botellas para llevar a casa. Al fondo y muy cerca de la ciudad la naturaleza al alcance de todos con los montes Vitosha que nos muestran sus cumbres aun cubiertas de nieve. A medio camino la Iglesia ortodoxa búlgara medieval de Boyana, declarada Patrimonio de la Humanidad.
La ciudad está vacía estos días, apenas hay trafico ya que sus habitantes tienen unos días y se han acercado a otros puntos del país. Aun así podemos ver a los búlgaros y a sus familias disfrutar mucho en los parques donde se concentran los pocos habitantes de Sofia que se han quedado en la ciudad.



Durante nuestro viaje a Bulgaria hemos ido publicando numerosas fotos en Instagram, para aquel que no las haya podido ver en Instagram, en este reportaje podrá disfrutar de ellas.

Puedes seguirnos en instagram en la siguiente cuenta: @pasaporte_a_wonderland




Hervey Bay es conocida como la Capital del Mundo a Avistamiento de Ballenas o Whale Watch Capital of the World. Nos desplazamos hasta allí en coche alquilado desde Brisbane a la que dedicaremos un espacio en otro reportaje, éste está dedicado al impresionante avistamiento de ballenas que hicimos aquella tarde.

Printfriendly