Lalibela, Monasterio y Mercado





El camino por carretera desde Wukro a Lalibela es largo mínimo 10 horas, y los últimos 40 km sin asfaltar , aunque en proximos años creemos que estará totalmente asfaltado. Lo hicimos en dos etapas y esa noche nos quedamos en un pequeño paraíso-resort en la fea ciudad de Weldaya. Por la mañana seguimos nuestro camino y poco a poco vamos adentrándonos de nuevo en un entorno montañoso muy verde que recorre nuestra carretera con muchas pendientes y precipicios a los lados a través de un paisaje extraordinariamente bello. Algunos tramos están embarrados, vemos camiones volcados en aquellos caminos y como siempre etíopes que andan por los caminos y algún niño solo, ocupado en su trabajo con el que ayuda a la subsistencia de su familia. A tramos llueve fuerte y vemos a los etíopes en los caminos que no llevan paraguas, tan solo unos plásticos o una manta empapada con la que parecen taparse o incluso nada. Recuerdo que cuento los 12 o 13 paraguas que tengo a la vez que vuelvo a pensar que este mundo no funciona bien.

La ciudad de Lalibela es pequeña y poco interesante, sin embargo el entorno es impresionante y por supuesto las iglesias que visitaremos allí. Nuestro hotel tiene unas vistas espectaculares y está decorado con muchísimo gusto y estilo africano. Salimos a visitar un monasterio escavado en las rocas, está en las afueras. Pájaros de colores muy vistosos unen sus cantos a los de los fieles en la celebración de la misa que tenemos la suerte de observar. Somos los únicos visitantes, se respira espiritualidad y fe. La experiencia nos ha gustado mucho.

En la ciudad es día de mercado, hay mucha gente. El mercado y la gente que nos encontramos son muy humildes. Se venden animales y otros productos pero la mayoría viene a vender la única gallina o cabra que tienen para poder volver con algún producto distinto. Podemos ver perfectamente que estas personas son muy pobres, apenas tienen ropa en condiciones para vestirse.

Por la tarde presenciamos la ceremonia del café el producto etíope más preciado y posteriormente vamos a un restaurante muy "bizarro" con construcción curiosas y uno de los sitios más espectaculares donde tomar algo que hemos visitado en nuestros viajes por Wonderland.

Para escuchar la canción Che Belew de Teshome Miteku clica en el botón





Nuestra ruta entre Wukro y Lalibela 470 km, recorridos en 2 etapas

Cuando terminemos todo los reportajes de Etiopía publicaremos un mapa completo descargable.


Puede que tarde unos segundos en cargar, espera un poquito, merece la pena


¿Quieres estar estar informado de las ultimas publicaciones en el blog?
      
Clica en el Me Gusta del Facebook


Salimos de Wukro más tarde de lo habitual ya que nos quedamos a ayudar un poquito en la misión de Ángel Olaran
Este día no tenemos ningún plan solo acercarnos a Lalibela. Por el camino cruzamos aldeas rurales donde los niños se encargan del ganado y los camellos



Weldiya una ciudad feísima cruce de camino, al menos logré un reflejo kaxkiano! El lodge donde nos alojamos era precioso

El camino para llegar a Lalibela no es fácil, sobre todo el ultimo tramo de 40km que no está asfaltado y ademas es en bajada constante. Esta carretera está en obras y creemos que en los próximos años los chinos terminaran de asfaltar este tramo.
Fuimos directos al hotel dejar las maletas y nos pusimos en ruta hacia el primer objetivo que dista 7 km de Lalibela. Los últimos metros tuvimos que hacerlos a pie ya que era imposible circular con la furgoneta

En la misma Lalibela la gente vive en chozas



Vistas hacia el valle



Entre las rocas de la pared está escondido nuestro lugar de visita

Aquí también hay cactus

Vemos varias mujeres en pleno rezo

Y mas adelante vemos más en la entrada al monasterio de Na'akuto La'ab. Esta iglesia esta construida debajo de una cueva natural como hemos visto en una fotografía anterior. Se cre que la iglesia fue construida en el lugar se enterraron los restos de Na'akuto La'ab, sobrino del rey Lalibela, .

Hoy se esta celebrando una importante celebración en el monasterio y todo los feligreses deben dejar su calzado en la entrada

Alrededor del reciento los feligreses estan orando y cantando

Hombres por un lado y las mujeres por otro



Los máximos responsables de la iglesia

En plena celebración

Recibiendo la bendición de despedida

Corto video de la misa

Ya solo quedamos nosotros, estos tambobres representan al nuevo y viejo testamento

Podemos apreciar mejor la iglesia de ladrillo rojo, fue construida por la emperatriz Zewditu en el siglo pasado

El sacerdote nos muestra las pinturas del interior y las pilas donde se va recogiendo el agua que cae del techo de la gruta. Obviamente para los etíopes esta agua está santificada

Las pila de agua

Diferentes pinturas



Bastones que usan los feligreses durante las misas

El sacerdote tomando unas notas

Seguidamente nos muestra todas las joyas y tesoros que pertenecieron al fundador del monasterio incluyendo cruces, coronas, tambores pintados de oro , etc...

Los Wonderland con el sacerdote

Un estilo de txalaparta que sirve de llamada los creyentes

Aquí habita el sacerdote

Nos sorprendió la cantidad de pájaros de diferentes colores que vimos cerca de la iglesia



Volvemos a Lalibela, este es el centro

Es día de mercado y daremos una vueltica

En una amplia explanada se colocan los vendedores de ganado, donde muchos son niños



Los comerciantes vienen de lugares diferentes y algunos bien lejanos y comercian el poco excedente que tienen. Con el dinero que logren adquieren en el mismo mercado productos que necesiten





Comerciando con legumbres y cereales







A partir de este día nos dimos cuenta la importancia que tiene las botellas de agua vacías en el día a día de los etíopes en las aldeas rurales. Puede servir para la recogida de la apreciada agua y para los ganaderos una manera de poder vender un litro de leche

Puesto de venta de ropa, como comentamos en anteriores reportajes el precio de la ropa para los etíopes es muy elevado. Poder comprar ropa es un privilegio que poca gente tiene en las aldeas rurales

A este niño no le hace falta caros juguetes para divertirse, con un bidón recortado y 4 tapones se ha construido su propio Ferrari

Vista del mercado

Joven etíope con las compras hechas

Dos generaciones

Venta de carbón , un bien preciado en el día a día etíope.

La gente vuelve a casa con grandes sacos





Los hombres llevan sacos pequeños y bastón grande. Curiosa la manera de llevar la carga



Farangi farangi!

Salimos del mercado y en un local céntrico muchos jóvenes viendo la TV, juega el Barça!!! pagan una entrada por ver futbol español e inglés en la TV

Típicas cafeteras en venta.

Asistimos a una ceremonia del café

Estaba riquísimo

Para terminar la jornada nos acercamos al curioso restaurate Ben Abeba a las afueras de Lalibela

Las vistas que ofrece sobre el valle son inmejorables

La construcción de las terrazas es muy curiosa



Nos despedimos del chófer que hemos tenido por el norte y de su hermano

Nos sorprende ver circular un enorme camión con gasolina por estas horribles carreteras de tierra

Hemos dormido bien y ya estamos preparados para visitar las iglesias de Lalibela, pero eso será en el siguiente capitulo

Vistas desde el balcón de la habitación del hotel


Printfriendly