INTRO


Parque Nacional Torres del Paine es uno de los más grandes e importantes de Chile y está reconocido como uno de los parajes más bellos del planeta. No es de extrañar, la simple visión de estas montañas imponentes y de los lagos de color turquesa, de aspecto lechoso, que se han formado por los glaciares y bosques vírgenes son recuerdos que se guardan para siempre. Las montañas que reciben este nombre son míticas para escaladores y senderistas. En abril de 1978, fue declarado Reserva de la Biósfera por la UNESCO, integrando el selecto grupo de las zonas representativas de los distintos ecosistemas del mundo.
Las Torres se ven desde mucho antes de llegar y paramos el coche una y otra vez para hacer fotos ya que conforme avanzamos descubrimos distintas perspectivas. Está lejos de todo, ahora entendemos por qué son tan caros los alojamientos, todo está en el medio de ningún sitio y a veces las carreteras y caminos no son muy buenos.
Una vez allí caminamos por senderos de increíbles vistas. También fuimos al glaciar y lago Grey en una excursión en barco.


INTRO



El glaciar Perito Moreno es el más impresionante de todos los que hemos visto por su grandeza pero ante todo por su belleza y espectacularidad.
Al azulado Perito Moreno nos acercamos con un coche alquilado un 8 de enero y estuvimos 8 horas seguidas contemplándolo, no podíamos apartar los ojos del glaciar. Después de este día salimos al El Chalten y Torres del Paine y cuando volvimos de nuevo a Calafate, el 11 de enero, teníamos un día libre y decidimos volver al glaciar. En esta segunda ocasión fuimos en taxi, con un taxista a quien propusimos la visita y que conducía como un loco. Una vez allí cogimos un barquito y en una excursión de una hora nos llevó muy cerca del glaciar y de los bloques de hielo que pueden llegar a alcanzar 60 metros de altura. Ir al glaciar es algo para hacer al menos dos veces en la vida. Nos faltó hacer un trekking sobre el hielo por lo que habrá que volver una tercera vez.


En nuestra cuenta de Instagram ido publicando numerosas fotos , para aquel que no las haya podido verlas en Instagram, en este reportaje podrá disfrutar de ellas.

Puedes seguirnos en Instagram en la siguiente cuenta: @pasaporte_a_wonderland



INTRO


Dedicamos nuestro reportaje a dos de los más importantes lugares de la Ruta de las mil Kasbahs de Marruecos, Ouarzarzate y Ait Haddou. Un kasbah es una construcción fortificada cuya función era la de defender un lugar determinado y sus contornos. Servía de residencia a un gobernador e incluía un pequeño barrio militar con viviendas y servicios. En caso de asedio, las poblaciones del núcleo urbano donde se asentaban, buscaban refugio dentro de las murallas. Posteriormente fueron refugio de las caravanas comerciales.
Partimos de Marraketch de camino al Atlas hacia el paso de Tizi-n-Tichka que comunica Marrakech con los valles del sur, situados en las puertas del desierto. El puerto está situado a 2.260 m de altitud, junto al pueblo del mismo nombre. Por el camino vemos pequeños pueblos de color terroso formando oasis en las laderas de las montañas mientras las cimas más altas aparecen nevadas en un día soleado de diciembre.
Llegamos a Ourzarzate y entramos en su kasbah que nos invita a viajar al pasado cuando pasamos por sus puertas y nos adentramos en los laberinticos pasillos y patios que nos llevan hasta los más escondidos rincones de esta fortificación.
Más tarde visitamos la ciudad fortificada de Ait Ben Haddou. El conjunto es de un gran tamaño y está muy bien conservada, con sus retoques para poder mantenerse en el tiempo. La ciudad está en la ladera de la montaña, al lado de un rio, salpicado de palmeras y otros árboles capaces de sobrevivir en el clima de la zona. La luz del día va dando distintos matices al color arenoso de las casas, siendo muy anaranjado cuando nos vamos, casi al atardecer, muy fotogénico para las fotos del final del día.

Printfriendly