INTRO


El Parque Nacional del Triglav es una de las muchas maravillas de la naturaleza que nos encontramos en Eslovenia. Carreteras que invitan a conducir nos llevan a lagos y puertos de montaña donde no solo el destino es el descubrimiento sino también el camino hasta allí. Nos preguntamos constantemente cómo un país tan pequeño y aún desconocido puede ofrecer tantas riquezas naturales. Disfrutamos de los caminos, las vistas, los pueblecitos, lagos, montañas, cascadas y de la gran sorpresa de las aguas azules que surcan el bonito valle del Soca.


INTRO


Por fin llegamos al ansiado Lago Bled con esa imagen de cuento con su islita en el medio con la iglesia de estilo medieval. Comprobamos que efectivamente es como una postal, casi irreal, tal y como la imaginábamos y como habíamos visto en fotos y documentales. El sitio es encantador con muchos espacios para disfrutar del entorno y donde se puede pasear en barca o dar un paseo en bici o ir andando alrededor del lago. Hay trekkings sencillos que nos llevan a través de distintos miradores donde la vista es impresionante. El color del agua es de un azul intenso y varía mucho con la luz, a nosotros nos tocó un día nublado y aun así nos pareció una maravilla, definitivamente una de las visitas imprescindibles en Eslovenia.

En la zona, a unos kilómetros de allí, visitamos la Garganta de Vintgar, donde el camino a través de pasarelas de madera recorre la garganta que sigue el rio, de un verde esmeralda de gran belleza, que surca alegremente entre la brecha que dibuja la garganta. Un día para recordar como otros más que muy a menudo ocurren en viajes.

Printfriendly